Fotografía Contemporánea

Tácticas para entrar y salir del arte

Programa

¿Cómo se problematiza la relación entre fotografía y arte en la actualidad? ¿Qué relevancia y qué matices adquiere el concepto de contemporaneidad en la definición de la fotografía como arte?
¿Puede estudiarse la fotografía contemporánea sin estudiarse el arte contemporáneo? ¿Cuáles son las tácticas artísticas más comúnmente asimiladas por los fotógrafos contemporáneos?
Dirigido a un público con dominio de la técnica fotográfica, interesados en trabajar en las intersecciones entre fotografía y arte contemporáneo. El curso combina las sesiones teóricas con un taller de investigación artística.

 

Objetivos:

1-Crear un espacio de discusión y re-conocimiento de las nociones de arte, fotografía y contemporaneidad, en sus múltiples intersecciones. 
2-Actualizar la información sobre fotografía contemporánea y los conocimientos teóricos de los participantes.
3-Aportar desde la práctica los elementos necesarios para desarrollar proyectos que dialogan con los lenguajes del arte contemporáneo.

Módulos:

I- Registro

Toda fotografía es un registro. Más allá de las diferencias entre una fotografía documental y una fotografía construida, el registro fotográfico puede formar parte de cualquier operación artística, tanto para documentar acciones o situaciones efímeras como para reafirmar la autonomía estética de la representación. En tiempos en que el archivo (como objeto y como concepto) se ha vuelto tan socorrido, el registro fotográfico es también objeto de apropiación e intervención. El campo del arte se abre al registro de la vida privada (álbum familiar, por ejemplo), documentos oficiales (archivos militares o policiales) o documentos históricos, que originalmente no fueron pensados como obras de arte.

II-Íconos

El ícono siempre será una constante de las artes figurativas. El retrato es el ícono por excelencia, pero también en la época contemporánea la publicidad ha convertido las imágenes de los objetos (mercancías) en íconos potentes. Con la entrada de la fotografía al campo del arte, se abre un espacio para el potencial mágico del ícono (como doble) y para su potencial erótico, como objeto de seducción y de deseo. Esto es particularmente importante dado el lugar que se concede a la representación del cuerpo en el arte contemporáneo y dada la fuerza que mantiene el autorretrato entre las producciones icónicas de la fotografía contemporánea.

III. Narrativa y ficción

Toda fotografía siempre está asociada a una narrativa, bien respecto a lo fotografiado y su contexto o bien respecto a las circunstancias del propio acto fotográfico. En la narrativa está siempre el germen de la ficción, independientemente de que la fotografía confirme determinados hechos u objetos como reales. La tecnología digital revivió la desconfianza ante las imágenes fotográficas, pues hizo más evidentes y accesibles los procedimientos de manipulación y reconstrucción de las mismas. El campo del arte abrió un nicho para la legitimación de esas narrativas que dentro de la cultura fotográfica hubieran quedado como simples engaños. La proliferación de los fotolibros ofrece uno de los más eficaces recursos para sacar provecho de la narratividad fotográfica.

IV- Puesta en escena

Posar frente a la cámara, actuar o trabajar con actores, crear situaciones fantásticas o muy realistas; estas son varias de las opciones para la puesta en escena en la fotografía, opciones que han sido aprovechadas prácticamente desde su origen. Estos procedimientos están vinculados a las narrativas de ficción, pero acentuando la componente teatral del acto fotográfico. La máscara, el disfraz, la escenografía, la dramaturgia, son aceptadas como operaciones artísticas. Por esta vía la fotografía hereda procesos y métodos ya experimentados por el arte de acción, de hecho hay una transición del autorretrato al “performance para la cámara”. Creo que los tres conceptos claves de se tipo de arte son: acción, situación y relación.

V - Reproducción y transtextualidad

Lo que sirvió alguna vez para impugnar el valor artístico y cultural de la fotografía, la convierte ahora en una herramienta casi imprescindible dentro de las artes visuales contemporáneas. En un contexto donde la originalidad y la autoría de las obras pueden ser transgredidos y donde el propio concepto de “obra” muchas veces es relativo, la reproducción, la apropiación, la cita y la parodia no sólo son permitidas en nombre de lo artístico, sino que muchas veces constituyen las vías para producir lo artístico. El objeto fotográfico pide ser tratado como un texto, y como todo texto, se constituye a partir de los cruces con otras producciones textuales

VI -Desmaterialización

Pareciera que en esta época, una de las vías para acceder al campo del arte desde la práctica fotográfica es la renuncia o la crítica a la especificidad fotográfica. Esto forma parte, o al menos es coherente con la pérdida de especificidad de los lenguajes y géneros artísticos. Creo que es un paso importante en dirección a la desmaterialización de la obra de arte y de la fotografía. El otro paso es el que desplaza al objeto por la idea en el sistema de valores de lo artístico. El impacto de estos cambios en la fotografía conduce a una pérdida de hegemonía de lo visual como confirmación de la realidad y del medio.

Desde su origen, una de las metas de la práctica fotográfica es formar parte de la cultura artística. La relación de la fotografía con el arte ha sido estratégica y mutuamente beneficiosa. Sin la existencia de la fotografía, el arte contemporáneo no hubiera llegado a ser lo que es. Por otra parte, la fotografía “contemporánea” no existiría sin el referente del arte contemporáneo.

Pero por más que nuestro interés específico tenga que ver con la relación entre fotografía y arte, es importante entender que la funcionalidad de la fotografía dentro de la cultura rebasa el campo de lo artístico. Por eso lo estratégico no consiste solamente en introducir la fotografía al campo del arte, sino en mantener su conexión con el espacio extrartístico, lo que provoca que la fotografía que entra al campo del arte contemporáneo, siga estando fuera, tal vez porque una de las maneras de hacer arte contemporáneo hoy día es trabajar desde fuera del campo del arte y esa atracción por lo que está fuera del campo del arte ha generado y ha reforzado de alguna manera la atracción por la fotografía.

Quiero decir que si muchos artistas, desde la época del conceptualismo, se interesaban por la fotografía, es porque ésta se originaba fuera del campo tradicional del arte. La paradoja de la entrada de la fotografía en el campo del arte es que al entrar ya se está señalando como algo que está afuera.​​

Profesor

Juan Antonio Molina

Curso teórico-práctico

Modalidad en línea

Duración 12 semanas.

Fecha: Del 14 de nov 22 al 13 de feb 23

Clases los lunes de 6 a 8 pm 

Precio:

Cuota de inscripción: $500

3 mensualidades: $1500

Escríbenos a: info@paginaenblando.com