Sahiye Cruz

Las paredes se limpian, las muertas no vuelven

“Las paredes se limpian, las muertas no vuelven” fue la primera consigna que la familia Villegas pintó en la fachada de su casa a modo de protesta sobre la violencia feminicida que existe en México. La familia Villegas son tres mujeres que se dedican al arte y que se definen como feministas independientes, siendo ellas mismas su colectiva.

María Villegas, la madre de familia, dice que cada mes intervendrán su casa a modo de protesta, cambiando de consigna feminista constantemente. Es así que el acto performático se registra tanto en sus cámaras de vigilancia como en la cámara fotográfica para pasar a formar parte de un archivo feminista que plantea al espacio físico personal como una herramienta de protesta.

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/2

Haz click sobre la imagen para ampliarla